Aprenda cómo escuchar a los perros con Carlos Betancourt
El hombre que escucha a los perros, el barinés Carlos Betancourt, se encuentra de visita por Barquisimeto, la cuarta ciudad seccionada para su campaña de socialización de perros, un proyecto de carácter educativo con el que se propone promover una educación adecuada para las mascotas y así evitar conductas agresivas.
La educación de los perros no debe ser traumática, a golpes o a gritos. Ellos aprenden jugando, cuenta el hombre que muestra al público cómo enseñar al animal a comportarse, empleando técnicas gentiles y sencillas, además de afectivas.
Se trata de problemas que Betancourt atribuye a la falta de socialización, escaso contacto humano, maltrato y mal manejo en edad de cachorros, factores que lo convierten en un animal belicoso y ansioso.
El gran inconveniente es que la gente no se educa para educar al perro, sino a otro humano, acota Betancourt quien señala que el leguaje humano y canino son contradictorios, por lo cual no se debe cuidar a un cachorro al igual que a un bebé.
Comenta que lo importante es comprender la necesidad, el problema o la carencia del animal y hallarle una solución, sin que ésta requiera de violencia, sino a través de un adiestramiento 100% positivo.


La agenda
Con el objeto de brindar soluciones a los problemas de comportamiento en perros, el especialista certificado internacionalmente como Entrenador Canino Profesional y Entrenador de Perros de Trucos, inicia hoy una comprometida agenda en la que compartirá con los miembros de toda la familia.
A partir de hoy, lunes, y hasta el viernes 22 de febrero, visitará en horas de la mañana diversas instituciones educativas de la ciudad, donde enseñará a los niños cómo interactuar de manera segura con los perros, cuidarlos y educarlos; les enseña a ver a las mascotas como miembros de la familia.
A las 4:00 de la tarde de estos cinco días esperará al público, con sus mascotas, en el estacionamiento del Centro Comercial Ciudad Las Trinitarias, donde ofrecerá un Kínder de Cachorros, clase de socialización en la cual enseñará a estos animalitos, aprovechando su temprana edad, hábitos higiénicos, la debida interacción con niños y personas, entre otros puntos.
La segunda parte de estos encuentros estará dedicada a los dueños de estos cachorros. Es de mencionar que dichas clases son de cupo limitado. Es necesario que presente el carné de vacunas del cachorro.
El día sábado ofrecerá a las 5:00 de la tarde, en el mismo lugar, una charla gratuita para proteccionistas y el domingo cerrará su gira por Barquisimeto con una caminata familiar, a las 7:00 de la mañana, en los alrededores del Estadio Metropolitano de Fútbol; las personas podrán asistir con sus perros, al tiempo que Betancourt corregirá en éstos, comportamientos indebidos.
A las 5:00 de la tarde del mismo día ofrecerá La súper clase, en la que los asistentes aprenderán a tratar a sus propios perros y los de otro, especialmente dirigida a personas con animales que presenten problemas de comportamiento, tales como: malos hábitos higiénicos, ladridos excesivos, fobia a fuegos artificiales, problemas de agresividad, miedos y ansiedad por separación, entre otros.
Vale destacar que Carlos Betancourt estará acompañado por veterinarios del Grupo Sayan, que brindarán asesoría médica de manera gratuita a los presentes, puesto que algunos comportamientos inadecuados pueden tener un origen médico u orgánico.
Comprende al animal
La Dog Listener de Inglaterra lo certifica como escuchador internacional de perros, el primero y único en Latinoamérica con tal reconocimiento.
Escuchar a los perros es entender lo que éste quiere decir con sólo mirarlo, conocer el lenguaje canino, que es universal, a diferencia de los humanos que tenemos idiomas, cuenta el especialista, quien asegura que si el hombre conociera el lenguaje canino existiría una mejor relación entre éste y los perros.
Para este escenario cita las veces que los perros no paran de ladrar y que sus dueños sólo les gritan para que éste calle. Asegura que el animal, cumpliendo con su función de cuidador, notifica sobre lo que él cree una amenaza y asume que con los gritos la persona apoya sus ladridos, por lo que se mantiene en dicha conducta. La solución es no perder el control de la situación y demostrar al animal que nada ocurre.
La persona no soluciona los problemas con su mascota porque muchas veces ambos lenguajes son contradictorios. Si un niño siente miedo de los fuegos artificiales el padre lo abraza y lo calma, al crecer no le tendrá temor a éstos. Caso distinto con los cachorro, que si se repite el patrón estaremos premiando el miedo, una conducta que no es adecuada, por lo que educaremos animales temerosos para toda la vida, comportamientos malos y premiados se repiten en el futuro, explicó..




Foto: JDVV